Marolio es malo

images-1

*Escribí este cuento para Taller de escritura, una de las materias que cursé este año en la Licenciatura de Comunicación audiovisual de la Universidad de San Martín (UNSAM). La consigna se centraba en trabajar el espacio, 

¿Los de la competencia se aburrirán tanto como yo?, ¿Por qué gastamos tanta luz?, ¿Las plantas artificiales tendrán sentimientos?

Martín repaso mal los bordes del extremo izquierdo. No lo culpo, los viernes nadie trabaja con ganas. ¿Qué hará los fines de semana? ¿Comerá empanadas o pizza con los amigos? Tiene pinta de jugar al fútbol cinco, tomar cerveza y dormir mucho.

Miro por décima octava vez el diario, lo hojeo de punta a punta: inflación, inflación, inflación, se viene el bailando, más inflación, Antonia tiene anginas, más inflación, un recuadro sobre las inundaciones en el Litoral y sigue la inflación.

Lo cierro desganado y chusmeo el reloj: Faltan diez minutos, para que la muchachita rubia con borcegos marrones se baje del 152. ¿A ella le afectará la bendita inflación? Seguro que no o por lo menos no tanto como a mí. Con Rita, hace más de un año que no compramos primeras marcas.

Me dirijo hacía el baño, mientras contemplo los pasillos largos, con baldosas amarillas. Los conozco de memoria. Escucho un ruido, pero sigo caminando. En 15 años, nunca pasó nada y nunca hice nada. Mi racha no puede cambiar hoy, pienso.

Salgo del baño tranquilo, tarareando un tango y entonces la veo. Tan coloradita, tan frágil, tan rica. No soy místico, pero juro que ese frasco de mermelada de frutilla La Campagnola me estaba hablando. La morocha del logo, me seducía con sus hombros al descubierto y su sonrisa sincera: Dale, agárrame, que nadie se va a dar cuenta. El estante está repleto, ¿cuándo fue la última vez que me probaste?

Intenté contenerme pero no pude, el flechazo fue irremediable. Tomé el frasco, lo escondí en mi saco y me fui muy tranquilo hacia mi escritorio. No me preocupé demasiado por las cámaras de seguridad, después de todo tenemos tanto material que nadie le presta atención a los contenidos del turno nocturno.

Veo que Rita me había enviado un mensaje: Roberto necesito toallitas. Seca y pedigüeña, nada que ver con la muchacha de La Campagnola.

Camino hacia la avenida de los insumos higiénicos, para horrorizarme con los precios. En el medio me cruzo con la calle de los quesos, las frutas, los productos de limpieza, las galletitas, los fideos. Hay tanta variedad y mi heladera está tan vacía…

Si los políticos roban, no pasa nada si yo me llevo un Blem a casa. Y ya que estamos un kilo de manzanas, cajas de salsa de tomate, budincitos, bandejitas de vacío, aceite, arroz, fideos largos, shampoo, capuccino Dolca, crema de enjuague, jamón y varios paquetes de Allways que a Rita le van a súper extra bien.

Escojo un camión de depósitos, con rueditas 0 kilómetros, para guardar mis tesoros. El vértigo repentino hace que me choque con cajas de soda. Ordeno, recalculo y sigo en misión. No recuerdo la última vez que estuve tan despierto en el trabajo.

Faltan cinco minutos para la apertura y el Finlandia no quiere entrar en la mochila. Aprieto, saco, sigo apretando, recalculo, empujo, saco.

En medio del frenesí sucede lo impensable, lo terrible, el horror: golpeo con el codo la bolsa de peras. Caen al piso y comienzan a rodar. Una, dos, tres, cuatros vueltitas y ¡Pum! directo a la base de la pirámide de latas de Palmitos Marolio.

Marolio es malo. Marolio es egoísta. Golpea a la competencia sin pedir permiso, raya el piso, es ruidoso. Las latas, esas malditas latas de palmitos rancios, se desparraman por todo el salón. Las miro congelado, sin poder ni querer mover las piernas para evitar lo inevitable.

¿Qué está haciendo Martínez?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s