DVF: Soy la mujer que ella quería ser

¡Feliz día madres!

Cuantas cosas para expresar en este día. En semana leí esta historia y me pareció hermosa traducirla y compartirla en este día. Forma parte de la autobiografía de la diseñadora Diane Von Furstenberg.

———————————— 15_dvf-and-mom

En mi cuarto en Nueva York tengo una biblioteca con un gran cuadro. En el hay un recorte de una revista alemana de 1952. Es la foto de una mujer elegante y su pequeña hija, en una estación de tren en Basel, Suiza. La niña se esconde en el abrigo de su madre mientras como una brioche. Fue la primera vez que mi foto salió en una revista. La hermana más grande mi madre, me regalo la foto cuando me case por primera vez. Hace poco comprendí su verdadera importancia.

Superficialmente, parece la foto de una mujer glamorosa, que se dirige a un viaje de sky con su pequeña hija rulienta. Aunque la mujer no mira a la cámara, en ella se esconde una sonrisa. Su apariencia es elegante. Nada indicaría que hace solo un par de años, ella estaba en otra estación de tren de habla germana volviendo de un campo de concentración Nazi, donde estuvo prisionera por 13 meses. La experiencia la convirtió en una bolsa de huesos, que casi muere por hambre y cansancio.

¿Cómo se habrá sentido cuando el fotógrafo puso su nombre en la revista? Orgullosa, supongo, por ser reconocida por su estilo y elegancia. Solo habían pasado siete años. Ya no era un numero. Tenía un nombre, ropas hermosas, limpias, confortables y una hija sana. “Dos me salvo, para que pueda darte vida” me escribía siempre para  Año nuevo o mi cumpleaños. Mi voz se quiebra cada vez que hablo públicamente de mi madre, algo que hago en todos mis discursos con conciencia. Por que sé que si Lily Nahmias no hubiera sido mi madre, yo no estaría en el lugar donde estoy. A veces me siento rara por contar tanto su historia, pero sé que es mi obligación. Explica la niña que fui, y la mujer que soy.

“Quiero contarte la historia de una joven, que a los 22 años, pesaba 59 libras, apenas el peso de huesos” digo en un seminario en Harvard sobre salud de niñas. “Pesaba eso, por que había pasado 13 meses en los campos de concentración en Auschwitz y Ravensbrück. Fue un verdadero milagro que esa mujer haya sobrevivido. Cuando la liberaron y volvió con su familia en Bélgica, su madre la alimento como un pequeño pájaro: Cada 15 minutos, un poco de comida, y después un poco más y un poco más. Con el tiempo se fue inflando como un globo y después de un par de meses volvió a su peso normal.”

La audiencia suele murmurar cuando llego a ese punto de la historia de mi madre. Quizás por que les resulta chocante e inesperado o quizás por que soy la historia viviente para una audiencia joven que escucho vagamente de Auschwitz. No importa por que sea. Quiero honrar a mi madre, su coraje y su fuerza. Me convirtieron en la mujer que soy.

dvf spring collection 2015

“Dios me salvo, para que pueda darte vida”. Sus palabras suenan en mi cabeza cada día de mi vida. Siento que es mi deber, mejorar el destino de nuestra familia, celebrar la vida y vivir al máximo. Mi nacimiento fue su triunfo. No se suponía que sobreviviera. No se suponía que yo naciera. Las dos ganamos cuando yo nací. Le probamos a todos que estaban equivocados.

Algunas de sus lecciones que me repetía y repetía, eran: “El miedo no es una opción”, “No te quedes con el lado oscuro de las cosas. Busca la luz y construye alrededor de ella”,  “Si una puerta se cierra, busca abrir otra”, “Nunca pero nunca culpes a otros por lo que te angustia aunque sea horrible”, “Confía en ti y solo en ti. Eras la única responsable de tu vida”. Vivía esas lecciones, a pesar de lo que había vivido, nunca quiso que los demás la vean como una victima.

Antes no hablaba tanto de ella. Lo tomaba por sentaba, como hacen tantos niños con su madre. Recién cuando murió en 2000, me dí cuenta por completo el impacto que tuvo en mi vida y cuanto le debía. Como cualquier niño, no le había prestado mucha atención, Hacía que no la escuchaba. Miraba para arriba cuando aconsejaba a mis amigos. Ahora propago cada una de sus lecciones en todos las personas que conozco.

Me convertí en ella. 

—————————

Si te gustó este artículo te espero mi página de facebook para compartir más notas, fotos e información: https://www.facebook.com/ExpresionEspontanea

Si queres colaborar con el blog no dudes en enviarme un mail a a.dergarabedian@gmail.com o contactarme vía Facebook. Podes escribir sobre moda, cocina, cultura o lo que sea que te interese ¡En Expresión Espontánea todas las ideas son bienvenidas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s