Barrancas de Alvear

Ideal para: Ir a almorzar un sábado al mediodía

Evita: Esperar el gran banquete “gasolero”

Dirección: Alvear y el Rio- Martinez

barrancas de alvear

 

Fue un viernes a la noche de diciembre. Calor en tamaño justo, pocas ganas de viajar y muchas de pasarla bien. Estábamos tentados de pasar la noche al aire libre, así que decidimos probar con “Barrancas de Alvear”, el enorme restaurant a la costa del río en la bajada de Martínez.

barrancas de alvear

Nos recibió la música de Catupecu machu, la bersuit y Vicentico. Fuimos directamente afuera, donde el ambiente era agradable, aunque faltaba un poco de luz. El patio es enorme con vista directa al rio, por lo que Barrancas resulta una buena opción para los almuerzos de los sábados. Es para ir con mucho tiempo, disfrutar de la tranquilidad del aire libre y comer relajado. Como la casa de veraneo de una familia de clase alta, que siempre está abierta a todos

Expectantes por comer un buen pedazo de carne, pedimos por un lado brochette mixta con papas fritas (yo) y por el otro milanesa con la misma guarnición (super básico, así que por supuesto el). El resultado fue bastante decepcionante: La brochette estaba un poco quemada y las papas eran demasiado finas. La milanesa “parecía la de una sándwich de milanesa que te comprabas en un kiosko por de 12 pesos”. Todo era comible y “rico” pero no valía lo que sale. Los precios van desde los $90 en adelante.

barrancas de alvear

Siguiendo con la temática de casa de playa el interior del local mezcla tonos azulados con blancos y hasta un poco de cuadrille. Ese estilo me hizo acordar mucho al crucero de Zack y Cody, serie que vi dos veces en mi vida. No hay música de fondo pero si isla de ensaladas. Arriba hay un amplio salón, ideal para un aniversario o un cumpleaños de 45 de algún empresario de la zona.

Como suele pasar en los lugares con tan grandes y con tantas mesas, la atención es bastante lenta y desorganizada. Los mozos son jóvenes y cordiales, pero no buena onda: Te dicen “enseguida” y “ya te traigo” pero nunca te tiran un chiste.

El reloj marcaba las 23:45 y la cuenta estaba por llegar. El cielo estaba estrellado, una brisa suave llegaba desde el rio y Diego torres cantaba (una vez más) Color esperanza. Mi amigo me dijo: “Estos escenarios son los que me hacen sentir feliz, no me falta nada más. Estoy contento”. Creo que a pesar de todo, eso es más que suficiente ¿No?

Para terminar una perlita..

Anuncios

Un comentario en “Barrancas de Alvear

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s